Quizás lo primero que hay que saber sobre el "nuevo" campo de la biotecnología es que en realidad no es tan nuevo. De hecho, ha existido durante miles de años.

Si esto nos sorprende, probablemente es porque la mayoría de nosotros cuando escucha la palabra "tecnología" piensa en máquinas. Pero la "tecnología" realmente es sólo una manera distinta de hablar sobre herramientas. Y, durante miles de años, los humanos han usado organismos biológicos como herramientas para solucionar problemas.


Los inicios de la biotecnología

Uno de los primeros ejemplos de la biotecnología es el uso de la levadura para producir cerveza y pan. A comienzos del siglo 20, los investigadores descubrieron un hongo que fue la base para crear la penicilina, uno de los antibióticos de mayor uso en el mundo.

Entonces, ¿qué ha cambiado?

En las últimas décadas, la ciencia nos ha permitido descifrar bastante del "código" genético de las plantas y los animales. En lugar de cruzar plantas de maíz para determinar los rasgos que causan que, por ejemplo, crezcan más altas o necesiten menos agua, podemos señalar esos rasgos con precisión en el mapa genético de la planta de maíz. Así, ahora podemos aislar el gen correcto y transferirlo a otra planta para producir una nueva generación de plantas que tengan las características beneficiosas que deseamos.

Cuestión de precisión... y tiempo

A lo largo de la historia de la humanidad, el mejoramiento genético tradicional era en gran medida una cuestión de ensayo y error. Los mejoradores de plantas probaban cientos o miles de combinaciones para poder hacer predicciones razonables sobre qué rasgos promover. Por razones obvias el proceso consumía mucho tiempo.

Con la biotecnología, nuestros científicos de plantas pueden localizar los rasgos deseables y saltar posiblemente miles de generaciones de mejoramiento genético de plantas. Esto significa tener mejores semillas disponibles para los agricultores en menos tiempo y, por tanto, mejor alimento disponible para todos nosotros.