Si escuchas los muchos debates actuales sobre la agricultura y los alimentos, pensarás que solo hay dos bandos: los que apoyan la agricultura “orgánica”, y los que apoyan la agricultura “convencional”, sin nada en común entre ambas.

Pero el hecho es que muchos alimentos "orgánicos" se cultivan usando técnicas convencionales de agricultura y muchos cultivos "convencionales" se benefician de las prácticas agronómicas desarrolladas por los agricultores orgánicos. Cuando investigas a fondo, la realidad es más complicada (y más prometedora) de lo que puedes esperar.


La diferencia entre orgánico y "orgánico"

Según la definición más tradicional del término, casi todos los alimentos son orgánicos. Así, de acuerdo con el Diccionario Webster's orgánico significa simplemente: "relativo a o derivado de organismos vivos".

Cuando ves la palabra “orgánico” en las etiquetas de los alimentos en el supermercado, ésta tiene un significado diferente. Significa que el alimento ha sido cultivado sin la ayuda de pesticidas sintéticos o fertilizantes químicos, y que se produjo sin el uso de organismos genéticamente modificados o aditivos químicos de alimentos.

¿Hay una diferencia real?

La única respuesta honesta es: depende. Claramente, si quieres específicamente que tus alimentos se cultiven sin ciertos pesticidas, tecnologías o aditivos, puede que prefieras las variedades "orgánicas".

Sin embargo, la abrumadora evidencia científica muestra que no hay diferencias significativas entre los cultivos "orgánicos" y los "convencionales" en términos de sabor, nutrición y seguridad.

El problema de elegir "bandos"

El problema mayor con el debate sobre los cultivos "orgánicos" y los "convencionales" es que éste sugiere que sólo hay dos maneras de cultivar los alimentos: una manera "buena" y otra "mala". Nada más lejos de la realidad.

Algunas verduras etiquetadas como "orgánicas" se cultivan en granjas grandes, a miles de millas de distancia del supermercado. Si te interesa comer local, ¿qué es mejor: una lechuga "orgánica" digamos de California, o una lechuga no "orgánica" cultivada a 50 millas de tu casa?

Terreno en común

Quizás la pregunta más importante es: ¿cuál es la mejor manera de aumentar la producción de alimentos sanos y llenos de nutrientes, mientras se reduce al mismo tiempo la cantidad de terreno, agua y energía requerida? Para atender realmente los retos que enfrentamos, se necesitan múltiples enfoques.