Mientras buscamos reducir las emisiones de carbono en nuestras propias operaciones, creemos que la agricultura puede desempeñar un papel importante para reducir la cantidad de carbono en nuestra atmósfera. No es una tarea fácil, y sabemos que no podemos hacerlo solos, por lo que estamos trabajando con los agricultores, universidades, agencias gubernamentales, organizaciones no lucrativas y otros, para encontrar formas de reducir los gases de efecto invernadero, a través de prácticas de agricultura sustentable. Creemos que traer diversas perspectivas a la mesa es la forma más eficaz para desarrollar soluciones creativas.

Algunas de las soluciones que estamos persiguiendo a través de nuestras colaboraciones incluyen:

 

Producción de cultivos neutrales en emisiones de carbono

Es la producción de cultivos utilizando prácticas y tecnologías que absorben y contienen gases de efecto invernadero de —en cantidades iguales o superiores a la cantidad total que se emite mientras esos mismos cultivos crecen.. En consecuencia, los cultivos no contribuyen al cambio climático.

Mejoramiento de la productividad agrícola

Los cultivos altamente productivos producen más alimentos por hectárea, lo que puede ayudar a reducir la expansión agrícola. Mayor productividad significa un uso más eficiente del agua y otros insumos con lo que se pueden reducir las emisiones directas de gases de efecto invernadero.

Detener la deforestación

La mayor emisión de carbono atmosférico en la agricultura se produce cuando la expansión agrícola lleva a la deforestación o al drenaje de humedales, lo que reduce la capacidad del ecosistema natural de absorber y almacenar carbono. Conservation International y Monsanto trabajamos para conservar y restaurar los bosques en los paisajes agrícolas en Brasil e Indonesia, mientras que ayudamos a los agricultores a producir más alimentos en la misma cantidad de tierra.

Uso más eficiente del agua

The Water Efficient Maize for Africa el proyecto del cual Monsanto es parte, es una asociación multisectorial que tiene como objetivo mejorar la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia de los pequeños agricultores enÁfrica Subsahariana, a través del desarrollo de semillas híbridas de maíz que utilizan el agua de manera más eficiente y resiste las plagas de insectos. Esto ayuda a los agricultores a adaptarse a los efectos del cambio climático.

Promoviendo mejores prácticas de cultivo

Mediante la aplicación de mejores prácticas de cultivo, como la agricultura de labranza mínimo, el uso cultivos de cobertura, así como la precisión y manejo de nutrientes; el suelo puede almacenar grandes cantidades de carbono. Estas prácticas han sido empleadas por los agricultores durante mucho tiempo y Monsanto continua promoviéndolas a través de la educación y demostraciones.

Además de trabajar con los agricultores para implementar mejores prácticas de cultivo, también estamos involucrados en los siguientes proyectos:

  • The Climate Smart Agriculture Low Carbon Technology Partnership Initiative (LCTPi), la cual Monsanto colidera, es una colaboración liderada por el Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) que trabaja para un futuro bajo en carbono.
  • La Asociación Nacional de Productores de Maíz y la Asociación de Salud del Suelo, en coordinación con Monsanto, está trabajando con los productores para establecer más de 100 sitios de prueba para demostrar alto impacto que produce la rotación de cultivo, así como los sistemas para ayudar a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Al asociarse con Walmart, Monsanto se ha comprometido a ayudar a los agricultores a utilizar los nutrientes del suelo de manera más eficiente, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un millón de hectáreas de tierras de cultivo en Estados Unidos en 2020.
  • La USDA Resilient Economic Agricultural Practices en conjunto con la Fundación ATIP es una asociación público-privada apoyada por Monsanto cuyo objetivo es avanzar en la capacidad de recuperación de los suelos y la viabilidad económica de su uso.
  • La colaboración con la Universidad de Chicago se centra en la cuantificación de los posibles impactos del cambio climático en siete cultivos diferentes. Las colaboraciones con ICF Internacional y AgSolver, Inc., tienen como objetivo cuantificar las posibles reducciones de emisiones de gases de invernadero de diversas estrategias agrícolas.