¿Es seguro el glifosato?

El glifosato inhibe una enzima que es esencial para el crecimiento de las plantas, pero que no se encuentra en los seres humanos ni en los animales. Por lo tanto, su riesgo para la salud humana es realmente bajo. Estudios toxicológicos exhaustivos en animales han demostrado que el glifosato no causa cáncer, ni defectos de nacimiento, ni daños en el ADN, ni tiene efectos sobre los sistemas nervioso o inmunológico, tampoco produce trastornos endocrinos o problemas reproductivos. La Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA) clasificó el potencial cancerígeno del glifosato en la Categoría E, la más baja de su escala, declarando "La evidencia de la falta de carcinogenicidad para los seres humanos".

El SENASA, al igual que la EPA y otras agencias a nivel mundial, revisa amplios datos toxicológicos y ambientales antes de registrar un ingrediente activo, y clasificó al glifosato como "prácticamente no tóxico". Esa es la categoría de toxicidad aguda más favorable en base a los estudios de la exposición única oral y cutánea. Además de los estudios con el ingrediente activo de productos herbicidas, las agencias reguladoras requieren también estudios toxicológicos específicos con la formulación completa.