El glifosato y la no carcinogenicidad

Los estudios toxicológicos exhaustivos a largo plazo repetidos en los últimos 30 años han demostrado una y otra vez que el glifosato es poco probable que plantee un riesgo de cáncer en seres humanos. La EPA de los EE.UU. agrupa al glifosato en la categoría más baja y más favorable, la E, lo que indica la evidencia de la falta de carcinogenicidad para los seres humanos. Hemos destacado e incluido resúmenes de algunas de las publicaciones clave que demuestran la seguridad de glifosato cuando se usa según las instrucciones de la etiqueta. También hemos incluido una lista de muchas publicaciones y documentos disponibles para el público en general, que tratan sobre la exposición humana al glifosato; la epidemiología y el glifosato, el glifosato y la falta de genotoxicidad y carcinogenicidad, así como muchas revisiones de gobiernos y de la Organización Mundial de la Salud acerca del glifosato.   


 

Publicaciones clave acerca del glifosato

 

Greim, H., D. Saltmiras, V. Mostert, y C. Strupp (2015). Evaluación del potencial cancerígeno del herbicida glifosato, extraído de datos de incidencia de tumores de catorce estudios de carcinogenicidad crónica en roedores. Crit. Rev. Toxicol.

Una nueva publicación científica que examina 14 estudios de cáncer distintos en ratas y ratones realizados durante las últimas décadas, concluye que no hay pruebas de que el glifosato, el ingrediente activo de los herbicidas Roundup®, cause cáncer. El artículo, publicado en Critical Reviews in Toxicology, evaluó los datos de estos estudios a largo plazo para determinar si había patrones que sugieran que los seres humanos expuestos al glifosato deberían tener alguna preocupación por el desarrollo de cáncer. También se discutieron otras informaciones científicas pertinentes, como las evaluaciones de expertos reguladores, las exposiciones alimentarias humanas y los estudios epidemiológicos. La visión clara y consistente a través de más de 30 años de información relevante sigue apoyando a los primeros peritajes de la década de 1980, que concluyeron que el glifosato no causa cáncer.

http://informahealthcare.com/doi/abs/10.3109/10408444.2014.1003423

 

Sorahan,T. (2015). Mieloma Múltiple y el Uso del Glifosato: Un re-análisis de los datos de la US Agricultural Health (AHS). Int. J. Environ. Res. Public Health.

Una nueva mirada a los datos del Estudio de Salud Agrícola de Estados Unidos (AHS) aclara que no existe una relación entre el uso de glifosato y el riesgo de mieloma múltiple, un tipo de cáncer. El artículo consideró datos recogidos en más de 57.000 aplicadores de plaguicidas para determinar si existe una relación entre el mieloma múltiple y la exposición al glifosato. Estos resultados contradicen los de un análisis previo de los datos de la peste equina que se basó en un conjunto de datos restringido, establecidos para llegar a una conclusión diferente. Este nuevo análisis del conjunto completo de datos AHS para el mieloma múltiple es consistente con otra investigación epidemiológica y de laboratorio que demostraron que el glifosato no causa cáncer.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25635915

 

Kier, L. D. (2015). Revisión de Estudios de Biomonitoreo de Gentoxicidad de las formulaciones con base de glifosato. Crit. Rev. Toxicol.

Los estudios de biomonitoreo de genotoxicidad en humanos y en el medio ambiente relacionados con la exposición a las formulaciones a base de glifosato (GBF), fueron revisados para complementar una revisión anterior de los estudios experimentales de genotoxicidad del glifosato y GBF (Kier y Kirkland, 2013). Los resultados de los estudios de biomonitoreo no contradicen la anterior conclusión derivada de los estudios experimentales de genotoxicidad que los GBF típicos parecen no presentar riesgo genotóxico significativo en condiciones normales de exposición humana o el medio ambiente.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25687244

 

Kier, LD y DJ. Kirkland (2013). Revisión de Estudios de Genotoxicidad del Glifosato y de formulaciones basadas en el Glifosato. Crit. Rev. Toxicol43:283.

Una revisión anterior de la toxicidad del glifosato y el Roundup® original de formulación de marca (Williams et al., 2000) llegó a la conclusión de que ni el glifosato ni la formulación presentan un riesgo para la producción de mutaciones hereditarias/somáticas en seres humanos. La presente revisión de las publicaciones y estudios regulatorios de genotoxicidad posteriores de glifosato y las formulaciones a base de glifosato (GBF) incorpora todos los resultados en una ponderación de las pruebas de genotoxicidad. El glifosato y los típicos GBF no parecen presentar un riesgo genotóxico significativo en condiciones normales de exposición humana o del medio ambiente.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23480780

 

Mink, P.J., Mandel, B. Sceurman, J. Lundin (2012). Estudios Epidemiológicos de Glifosato y Cáncer: Una Revisión. Regul. Toxicol. Pharm. 63:3.

Una revisión de 21 estudios epidemiológicos no encontró relación causal entre la exposición al glifosato y el cáncer en adultos o niños. Esta observación es consistente con las conclusiones de las autoridades reguladoras que estipulan que es poco probable que el glifosato represente un riesgo para la salud humana, basándose en estudios de toxicología anteriores.

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0273230012000943

 

Niemann, L., C. Sieke, R. Pfeil, R. Solecki (2015). Una Revisión Crítica de los Hallazgos de Glifosato en muestras de orina humana y la comparación con la exposición de operadores y consumidores. J. Consum. Proteger. Seguridad Alimentaria.

El Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos revisó siete estudios de biomonitoreo existentes donde se encontraron trazas de glifosato en muestras de orina humana. Los autores concluyeron que en los niveles de glifosato encontrado, no hay preocupación por la salud humana. Después de la ingesta oral, el glifosato no se metaboliza de manera significativa por los seres humanos y se excreta rápidamente en la orina. Mediante la medición de los niveles de orina es posible calcular los niveles de exposición internos. Así llegaron a la conclusión de que las exposiciones realistas son bajas y están muy por debajo de los supuestos en el peor de los casos utilizados por las agencias reguladoras.

http://rd.springer.com/article/10.1007%2Fs00003-014-0927-3