Portfolio de Monsanto 2015: cinco nuevas plataformas de investigación y desarrollo

En los desafíos por venir –donde habrá que hacer más con menos recursos-, la investigación y el desarrollo cumplen un rol principal para mitigar los desafíos del clima, mejorar el manejo de recursos, la gestión de plagas y malezas y continuar incrementando la producción de cultivos.

Las cinco nuevas plataformas de I&D de Monsanto buscan brindar mejores productos a agricultores y se enfocan en: mejoramiento o breeding, protección de cultivos, productos microbiológicos a través de la alianza BioAg, nuevos productos basados en la tecnología de ARN como BioDirectTM y agricultura de precisión a través de The Climate Corporation.

Estos avances ofrecen nuevas herramientas para obtener más de cada cosecha, utilizar menos recursos sin aumentar la huella de carbono y ayudar a reducir la pérdida de cultivos por enfermedades de las plantas, plagas de insectos y menor disponibilidad de agua.

El nuevo pipeline de Monsanto busca realizar aportes concretos para lograr una agricultura sostenible y seguridad alimentaria para una población en crecimiento, a través de:

Desarrollos para mitigar los desafíos producidos por enfermedades en las plantas

Por ejemplo, el maíz resistente a la enfermedad de la mancha foliar gris (Gray Leaf Spot) que afecta a más de la mitad de los cultivos de maíz en los Estados Unidos y puede resultar en la reducción de las cosechas hasta en un 30%.
A través de esta innovación en breeding, el lanzamiento de un maíz resistente a esta enfermedad permite tener más opciones para gestionar los cultivos [ver pipeline de maíz]. Otro ejemplo es el caso de los ajíes resistentes a Phytophthora que demostraron un potencial de incremento en los ensayos realizados en laboratorio y que, además, permitirían recuperar las áreas afectadas por esta plaga [ver pipeline de vegetales].

Incrementar la producción sin aumentar la huella de carbono

En Monsanto seguimos trabajando en nuevas generaciones de tecnologías que permitan controlar las plagas en maíz, soja y algodón. Además, innovamos con la incorporación de avanzados tratamientos de semillas que logran controlar un amplio espectro de plagas, como es el caso de los nematodos en maíz, algodón, soja.
En el caso de las malezas, como éstas compiten con los cultivos por el agua, nutrientes y sol, estamos avanzando para la introducción de nuevas variedades que ofrecerán soluciones de protección y mayor flexibilidad en la aplicación de herbicidas (más información>>).

Mejorar la gestión de los recursos naturales del planeta y los efectos del cambio climático

Ayudar a reducir el impacto del clima en el rendimiento del cultivo es un aspecto clave de la agricultura sostenible. Los nuevos híbridos como el Genuity® DroughtGard® son resistentes a las sequías. Este producto -que forma parte de la colaboración con BASF Plant Science- ayudará a los agricultores a gestionar mejor los cultivos en condiciones calurosas y secas, a partir de un uso eficiente del agua.

Además, las nuevas tecnologías en desarrollo se enfocan en generar innovaciones que permitan incrementar la producción y resulten compatibles con el uso eficiente de los recursos naturales. Así, tecnologías y alianzas como BioAg, BioDirect™ y The Climate Corporation acercarán nuevas herramientas en pos de una agricultura sustentable. Ya sea a través de aplicaciones móviles que permitan gestionar el campo de manera más eficiente o de avances en torno a mejorar la salud y calidad del suelo. O la plataforma BioDirect™, centrada en el desarrollo de nuevas herramientas para atacar las enfermedades, insectos y malezas y mejorar la salud de las abejas (más información>>).

Más sobre el pipeline de Monsanto>>



Tendencias en desarrollos de Organismos Genéticamente Modificados

En las últimas dos décadas, la investigación en el ámbito de la agrobiotecnología fue avanzando del enfoque inicial -con rasgos que benefician directamente a la producción primaria- hacia el desarrollo de cultivos con características mejoradas para cubrir las necesidades del consumidor, atendiendo en particular la necesidad alimentaria de las poblaciones en crecimiento.

Así, además de la necesidad de aumentar la cantidad de alimentos disponibles, la investigación actualmente se orienta hacia la creación de alternativas que permitan suplementar las carencias de nutrientes en poblaciones con menos recursos.

Pese a que aún muchos de estos desarrollos deben enfrentar los desafíos de la evaluación de bioseguridad, se estima que en los próximos años podrían estar disponibles más de 70 nuevos productos. Entre ellos se incluyen -por primera vez en algunos casos- una amplia gama de nuevos cultivos y características, múltiples modos de resistencia a plagas y enfermedades y tolerancia a los herbicidas.

El arroz dorado continúa progresando, así como las papas resistentes al tizón tardío, que están siendo probados en el campo en Bangladesh, Indonesia y la India. En los Estados Unidos, por su parte, ya se solicitó la aprobación de una papa mejorada con resistencia al tizón tardío y bajo contenido de azúcares.

Otros cultivos como los plátanos fortificados y el caupí resistentes a las plagas, de gran interés para muchos agricultores de África, han arrojado resultados prometedores. La lista es amplia e incluye otros desarrollos, tales como: maíces biofortificados, cultivos como choclo, mandioca, papa y trigo fortificados con vitamina A y arroz fortificado con vitamina B9.


Fuentes:

  • James, Clive. 2014. Global Status of Commercialized Biotech/GM Crops: 2014. ISAAA Brief No. 49. ISAAA: Ithaca, NY.
  • De Steur H, Blancquaert D, Strobbe S, Lambert W, Gellynck X & Van Der Straeten D. 2015. Status and market potential of transgenic biofortified crops. Nature Biotechnology, 33: 25-9.